Rodriguez Lopez y Uribe Senior | pagina de Genealogia.

El transcurso legendario de cuatro hilos de sangre.
Genealogia e historia familiar en Colombia. Investigadores Genealogicos

Nombre:  Apellido: 
[Búsqueda Avanzada]  [Apellidos]
Raphael de Abraham de Marchena y de Sola

Raphael de Abraham de Marchena y de Sola

Varón 1813 - 1879  (66 años)    Tiene 30 antepasados pero no descendientes en este Árbol.

Información Personal    |    Medios    |    Notas    |    Mapa del Evento    |    Todos

  • Nombre Raphael de Abraham de Marchena y de Sola 
    Parentescowith Otto Rodriguez Lopez
    Nacimiento 29 Ene 1813  Curacao, Antillas Holandesas Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    Sexo Varón 
    Fallecimiento 21 Oct 1879  Santo Domingo, Distrito Nacional, Republica Dominicana Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    Edad 66 años 
    Siblings 2 siblings 
    ID Persona I2242  rodriguezuribe
    Última Modificación 29 Jul 2018 

    Padre Abraham de Isaac Abraham de Marchena y Penso
              n. 27 May 1770, Curacao, Antillas Holandesas Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.
              f. 29 Ago 1848, Curacao, Antillas Holandesas Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 78 años) 
    Madre Esther de Jacob de Sola y Jessurun Henriquez 
    Casado 14 Oct 1795  Curacao, Antillas Holandesas Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    ID Familia F764  Hoja del Grupo  |  Family Chart

  • Mapa del Evento Clic para ocultar
    Enlace a Google MapsNacimiento - 29 Ene 1813 - Curacao, Antillas Holandesas Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. Enlace a Google Earth
    Enlace a Google MapsFallecimiento - 21 Oct 1879 - Santo Domingo, Distrito Nacional, Republica Dominicana Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. Enlace a Google Earth
     = Enlace a Google Earth 

  • Fotos
    Rafael de Marchena de Sola  Oleo de Alejandro Bonilla Correa-Cruzado
    Rafael de Marchena de Sola Oleo de Alejandro Bonilla Correa-Cruzado
    Por primera vez desde que fuera pintada hace más de 120 años, está siendo expuesta al público en el Centro León una de las más importantes obras maestras de la pintura dominicana.
    Se trata del impresionante cuadro al óleo/tela en formato de 68.3 x 61 cms. "Retrato de Rafael de Marchena y de Sola", ilustre personaje de origen judeo-holandés, quien se radicó en Santo Domingo en la primera mitad del Siglo XIX, y cuya descendencia abarca innumerables distinguidas familias dominicanas y francesas, así como de muchas otras nacionalidades.
    El autor de la obra lo es el eximio Maestro pionero de la pintura dominicana, Alejandro Bonilla Correa-Cruzado, a quien señala el connotado historiador y crítico de arte Danilo de los Santos como "el punto de partida más perceptible y formal del arte dominicano, al poder establecerse una clara relación entre su ejercicio artístico, la obra y su tiempo. Este vínculo permite considerarle la primera figura relevante del hacer pictórico republicano. A esa producción suya se asocian muchos hechos y personas de la vida nacional, siendo un pintor documental sobre todo de Santo Domingo, en donde nació."
    Afirma De los Santos, en el primer tomo de su monumental obra en ocho volúmenes "Memoria de la Pintura Dominicana", que "Bonilla realiza el primer retrato al óleo del Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte, ejecutado de memoria estando el patriota en el exilio, refugiado en Venezuela, país donde residió Bonilla, víctima también del ostracismo que las circunstancias políticas habían producido con el retorno del conservador Buenaventura Báez, en 1868…
    Pintor que representa una visión criolla más en consonancia con el nacionalismo emocional que encarna a partir de la restauración republicana de 1865, ese criollismo se manifiesta en tipos y episodios históricos.
    De la misma manera que reali-za retratos de patriotas (Duarte, Sánchez, Mella, Rodríguez Objío…) y de otros personajes de la sociedad capitaleña, ofrece una visión del paisaje campestre, así como del entorno de la vieja ciudad."
    En la autorizada opinión de Danilo de los Santos, "este Retrato de Rafael de Marchena y de Sola es obra del primer precursor de la pintura dominicana, del arte dominicano, o sea, del primer pintor que se reconoce en la historia de la República Dominicana. Este Retrato de Rafael de Marchena y de Sola es un magistral óleo donde Bonilla expresa la madurez pictórica en términos de enfoque y acabado, de total dominio artístico en plena madurez, por lo que puede ser considerada como su obra maestra.
    El impresionante retrato al óleo resulta ser una viva imagen del personaje, quien es captado con la hondura espiritual que transmite la edad de un agradable patriarca familiar.
    Bonilla produce esta obra… en la plenitud de sus facultades, bien hecha, de excelente factura, es decir, es una obra de su plenitud artística, en la plenitud de su producción. Es, y lo repito sin ambages, su obra maestra. Una joya."
    Esta joya de la pintura dominicana está siendo expuesta en el Centro León en la cuarta versión de la exposición permanente Génesis y trayectoria, incluida en su primer ámbito, dedicado a los pioneros del arte dominicano. El hecho reviste aún mayor interés si tomamos en cuenta que se conservan apenas una docena de las producciones artísticas realizadas por Bonilla.
    En la obra, Bonilla sintetiza de manera magistral algunos de los rasgos fundamentales del arte nacional en aquel período fundacional, sobre todo por el cruce de las influencias románticas y realistas en una factura que capta con extraordinaria fuerza el carácter del retratado. Joya iconográfica del arte nacional, su valor patrimonial es incalculable para la cultura visual dominicana.
    Señala el Centro León en una reciente nota de prensa, que "esta obra maestra del arte dominicano proviene de una colección privada y ha sido cedida en calidad de préstamo al Centro León, que con todo orgullo la ha incorporado a la entrada de Génesis y trayectoria, logrando una nueva atmósfera de sobriedad y elegancia en ese espacio. Allí espera esta joya centenaria al público para entablar un diálogo pleno de reconocimientos y actualidad."
    Por otra parte, indica De los Santos que, además, "el personaje retratado es un caballero muy conocido, cuya vida se encuentra perfectamente documentada, en manuscritos que han sido conservados celosamente por su numerosa descendencia.
    Muchos núcleos familiares de la sociedad dominicana han privilegiado el linaje heredado de sus ancestros y de la parentela, mediante la memoria viva que ofrecen incontables recursos. Entre ellos, resultan obras artísticas y culturales concretas e intangibles, que al mismo tiempo que son pertenencias del ámbito privado, por su relevancia y trascendencia sociocultural, poseen la dimensión de ser también riqueza de la Nación."
    Concluye Danilo de los Santos: "Conservar obras de esa naturaleza es una gracia espiritual. Adquirirlas cuando la oportunidad las presenta es poder entrar en el espejo de su valor y también asegurar el bien patrimonial que dichas obras representan en términos de conservación.
    Esta obra cumbre de Alejandro Bonilla, el Retrato de Rafael de Marchena y de Sola constituye un valor cultural, familiar y patrimonial que ha sobrevivido por la gracia y el esmero de ciudadanos conscientes, para legajos de la memoria cultural, por consiguiente de la historia.
    Una obra de esta categoría amerita pasar a formar parte del patrimonio público de la Nación, a fin de garantizar su preservación y permanencia en el acervo cultural dominicano", finaliza afirmando el historiador Danilo de los Santos.

  • Notas 
    • Rafael de Marchena y de Sola:
      De acuerdo con datos laboriosamente obtenidos por una de sus descendientes, Gina Porcella de Canto, el apellido de Marchena se encuentra estrechamente unido a los avatares del Descubridor de América, toda vez que es Fray Antonio de Marchena quien primero recibe a Cristóbal Colón en el Convento Franciscano de Santa María de la Rábida y lo introduce en la Corte española, haciendo uso de su investidura como Confesor de la Reina Isabel de Castilla.
      Afirma Gina que "este fraile de Marchena, sería, supuestamente, uno de nuestros antepasados. Lamentablemente entre los años 1484 y 1608 se pierde el rastro del apellido De Marchena y es por esto que nada se puede confirmar, hasta 1608, cuando aparecen en Holanda, pero cómo o cuándo migraron de España a Holanda, no se sabe. De allí pasaron a Curazao que era posesión holandesa", recientemente convertido en País Autónomo dentro del Reino de Los Países Bajos.
      "Partiendo de 1608, --continúa Gina-- encontramos que Abraham de Marchena nació ese año en Amsterdam. Dato curioso es que desde aquí a la generación 10 casi todos se llamaron Isaac o Abraham. Aparentemente la costumbre era nombrar a los hijos con el nombre del abuelo. Su hijo Isaac nace en 1638 en Bélgica, migrando muy pequeño de vuelta a Holanda y desde allí, en 1659, a la isla de Curazao, donde funda la comunidad judía de la isla.
      Su hijo Abraham nace en Curazao en 1664, seguido por su hijo Isaac quien nace en 1685, y quien dona 150 pesos en 1731 para un candelabro para la nueva Sinagoga de Curazao, y a cambio pidió que se diera una bendición a su hijo Mordechay en el día de la inauguración de la Sinagoga.
      Le sigue su hijo Abraham, nacido en 1710, quien contrae nupcias con Rachel de Molina. El hijo de ambos, Isaac, nace en 1738 y fue su esposa Esther Penso Crasto.
      Del matrimonio De Marchena-Penso viene Abraham, nacido en 1770, cuya esposa fue Esther De Sola Henríquez.
      Fueron sus hijos Mordechai, Raphael, Joseph, Abraham y Gabriel. Mordechai estuvo en Santo Domingo, emigrando posteriormente a Venezuela. Joseph se casa con la curazoleña Francisca Marten en 1863 en la Iglesia de Santa Bárbara, en Santo Domingo. Abraham igualmente contrae matrimonio en Santo Domingo con la también curazoleña Clara Levy-Maduro Robles en 1847, casándose Gabriel con María Norberta (Aimée) Coen Mansuit en 1848, también en Santo Domingo."
      Y queda Raphael, nuestro personaje, quien contrae matrimonio con Justa Sánchez de la Parra y Carrera en fecha 20 de octubre de 1848, en Santo Domingo, ante el Alcalde Constitucional y Oficial Civil Wenceslao Guerrero, siendo testigos Alejandro Victoria, comerciante, y Francisco Obregón.
      De los nueve hijos de Raphael y Justa, --Emilia, Eugenio, Abraham, Dilia, Rosa Julia, Ofelia, Amelia, Rafael y Enrique --, tan sólo los tres primeros dejaron descendencia: Emilia casó con Juan Agustín Cohén Arévalo, Eugenio con Adelaida Damirón Burgos y Abraham con Isaure Marguerite Marie Brun.

  • Relación  Your Name Here. "Raphael de Abraham de Marchena y de Sola". Rodriguez Lopez y Uribe Senior | pagina de Genealogia. . http://rodriguezuribe.co/getperson.php?personID=I2242&tree=arbol1 (accessed October 20, 2018).